Central Romana Corporation

Agricultura

En materia agrícola, el aporte del Central Romana ha sido significativo. Durante varias décadas la empresa dependía de la importación de variedades traídas de Puerto Rico y Barbados, pero en 1947 decidió crear su Departamento de Investigaciones Agrícolas, el cual ha hecho grandes contribuciones en el campo agropecuario, especialmente con el desarrollo de nuevas variedades de caña, en especial las resistentes a las plagas, tolerantes a los prolongados períodos de sequía, y adaptables a suelos calcáreos de baja fertilidad.

En la actualidad, el 95% de las áreas sembradas de caña, que sobrepasan los 166,000 acres, corresponden a variedades desarrolladas pacientemente por el Central Romana, lo que le ha permitido obtener un rendimiento superior al 11%. La empresa ha desarrollado más de 15 nuevas variedades comerciales, las cuales están patentizadas y han tomado entre 12 y 15 años de continuos experimentos a base de siembra, evaluación, observaciones de campo, así como los resultados obtenidos en un pequeño molino experimental, propiedad del Central Romana.

En la fecha actual, la compañía cuenta con una colección de 2,600 diferentes cañas padres, de donde se obtienen los hijos para el desarrollo de futuras variedades. De estos extraordinarios adelantos también se han beneficiado, no sólo los numerosos colonos privados con que cuenta la empresa, sino también los demás ingenios azucareros del país, cuyos campos cañeros, en su gran mayoría, están hoy sembrados de variedades de caña desarrolladas por el Central Romana, sin que esto represente algún costo económico para ellos.